Hola amigos!

Durante estas fiestas me he ido encontrando a un montón de seguidores del blog que me preguntaban por qué no seguía escribiendo, que muchas veces han pensado en qué tal debía estar o qué debía hacer o si tenía algo nuevo que contar.

Bueno tengo cositas nuevas por contar, sobretodo en base a la recuperación.

Poco a poco empiezo a tener el aspecto de una persona sana,han pasado ya 10 semanas desde la última quimioterapia ,y  tengo que decir que ya me ha crecido el pelo, las cejas y las pestañas, para que las pestañas y las cejas me crecieran más rápido utilicé una cremita que me ponía en el parpado y en las cejas antes de acostarme y la verdad que me ha ido de perlas, la crema es de la marca Belcils y va de maravilla, el tratamiento me costó unos 30 euros, la cremita y una especie de rimmel transparente para endurecer las pestañas, lo venden en farmacias, os dejo su web por si queréis echarle un vistazo www.belcils.com. La recomiendo al 100%. En cuanto al pelo, me ha crecido muy oscuro, cabe decir que yo antes era rubia, ahora ya no sé ni de que color tengo el pelo pero no es rubio, tampoco sé si me crecerá rizado como cuentan los entendidos del tema, es pronto para saberlo.

Mi cara ya tiene el color de una persona sana, no tengo ojeras, ni parezco una zombie, mi piel está volviendo a tener su textura natural de antes, ya no la tengo tan seca y los granitos han ido desapareciendo.

En cuanto al malestar físico, sigo aún con ello, pero no es comparable a estar de quimio, también hago un poco de deporte entre semana, voy a nadar con mi amiga Laura, a la cual mando un abrazo desde aquí. Intento no estar sin hacer nada todo el día ya que he engordado unos 6 kilos en estas 10 semanas, supongo que de estar en casa sin una rutina y también de que el susto ya se me ha ido del cuerpo y por lo tanto estoy más tranquila y mi cuerpo lo nota, no me preocupa haber engordado, tengo que darme un poco de margen, a principios de año ya me pondré firme con el tema del peso. También me ha venido la regla, nunca pensé que me alegaría tanto de que me viniera, de hecho me puse a llorar cuando vi que volvía a ser “mujer” de nuevo.

En Nochebuena me atreví a salir a tomar una copa (una cerveza mejor ya que no bebo alcohol duro), era la primera vez que salía en plan discoteca y me fue bien, tenía un poco de duda por si me iba a sentir rara, pero fue todo bien, sin ningún exceso por supuesto. Al día siguiente tenia agujetas de tanto estar de pie y caminar de arriba a abajo…Que panorama. 🙂

También me atreví a hacerles una visita a las enfermeras de la planta de oncología, las enfermeras que cada 15 días me administraban la quimio, no fue fácil pero era algo que quería hacer y lo hice, en cuanto puse un pie en el pasillo que lleva hasta el ala donde dan las quimios me alcanzó ese olor a químico asqueroso que casi me desmayo, después de aquello me alegré tanto de ver a las chicas que se me fue el bochorno inicial hasta que escuche el pitidito de los cojones de la puta máquina de las quimios, casi me pega un infarto señores, el corazón me bombeaba a 1000  por hora, casi se me sale por la boca,pero lo superé, hice lo que quería hacer, que era agradecerle a las enfermeras el trato que me dieron en esos momentos tan difíciles, y salí de ahí cagando leches y muy contenta, superando obstáculos.

Eso es lo que voy haciendo por ahora, superar obstáculos.

Felices fiestas con un poco de retraso amigos.

Seguimos con la vuelta a casa…

El otro día no tuve más remedio que ir a la psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer, ya que me empecé a sentir realmente agobiada, me sentía muy rara, muy perdida, muy como si el sitio en el que estoy no fuera el mío. Y es que después de tal trauma, y después de tener la mente ocupada solo en sobrevivir, ahora cuando tienes que empezar a enderezar tu vida de nuevo todo son preguntas y preguntas.

Yo no paro de preguntarme qué es lo que me ha pasado por dentro, las prioridades, los valores, la persona en la que me quería convertir, lo que quería para mi vida, todo ha cambiado. Y lo que más rabia me da de todo esto es que antes de estar enferma estaba muy feliz conmigo misma y con la persona que era, ahora eso ya no es así. Ahora estoy muy perdida, muy desubicada, muy que no sé ni por donde empezar.

Me caló hondo que la psicóloga me comentó que ella muchas veces no trataba a pacientes durante el tratamiento sino después de haberlo superado, durante ese periodo al que llaman la vuelta a casa. Y eso es lo que tengo que volver a hacer, volver a casa, a mi zona de confort mental. Y no tengo ni puñetera idea de como hacerlo, solo sé que necesito darme margen, necesito dejar que las cosas vuelvan a su cauce por sí solas, no forzar nada, sino darme tiempo, darme algo de ventaja, tener paciencia, todo esto me pone histérica, pero es lo que tengo que hacer.

No os confundáis, no estoy triste, ni maltrecha sino algo melancólica, intentado recoger los trocitos en las que mi menté se quebrantó y volver a colocarlos, vivo en un estado de construcción continua. No es algo malo, sino que es un periodo en el que casi todo lo que me pasa por la cabeza es nuevo y eso es bonito, aunque el miedo a lo desconocido asoma, pero amigos, que es el miedo después de haber superado un cáncer.

Un abrazo.

Aquí sigo!

Hola amigos, no creáis que porque he terminado las quimios y he superado el cáncer me he olvidado del blog, ni mucho menos. Pero estos días he tenido la cabeza en todos lados menos en el ordenador, de esto que tengo tantas cosas pendientes por hacer y por pensar que ni duermo pensando en todo lo que quiero hacer y en como me gustaría hacerlo, mi mente no para.

No es fácil acostumbrar a la mente, no es fácil demostrarle que ya no tiene que sufrir más, hacerle ver que ahora solo me tengo que preocupar de recuperarme y de eliminar todo el veneno que llevo dentro, después de sufrir tanto y tener un objetivo tan claro y tan difícil, ahora todos los objetivos que me pongo son tan pequeños, o me da la sensación de que son tan poca cosa, que es muy complicado satisfacer mi necesidad de cumplirlos, no sé si me explico.

Hay gente que me pregunta qué tal estoy, pues como voy a estar? Contenta, feliz! Es muy gratificante ver que cada día voy a más y que cada vez el cáncer se hace más pequeño. Y que mi cuerpo cada vez se asemeja más a lo que fue. Aún llevo el port-a-cath y creo que hasta dentro de un par de meses lo seguiré llevando, me dará pena el día que me lo quiten. Será el fin de una etapa, la peor etapa de mi vida sin duda alguna, pero a la vez una de las más bonitas, no sé es raro. Ya profundizaré más en este tema otro día.

Hace casi un mes que no me inyectan quimio, pero yo aún noto el gusto asqueroso a sangre en mi garganta, el pelo no ha empezado a crecer, aún no me he atrevido a ir a hacer la compra sola, me sigo mareando sin tener por qué…

Pero si he empezado a andar, voy poco a poco, pero 3 veces por semana camino unos 2 km, no está mal, eh! Más adelante quiero empezar a correr,también me he apuntado a clases de pádel, pero no empezaré hasta diciembre, o enero, veremos como me siento. Evidentemente no he empezado a trabajar aún, si todo va bien y mi cuerpo me lo permite me gustaría empezar en enero, después de Navidades. También me he comprado una cremita para que me crezcan las pestañas! Como añoro mis pestañas! Cada día me miro al espejo minuciosamente para ver si me han crecido, soy una ilusa y creo que si lo han hecho me daré cuenta, y no es así! He empezado a cocinar y también estoy leyendo libros como una loca, como ya no me duele la cabeza puedo leer horas y horas!

Sabéis que es lo mejor que he hecho en este tiempo? Salir de mi casa cuando hace sol!!! Si, sin importarme si me da el sol en el cogote! Que gusto por Dios! También he comprado los billetes para ir a Tailandia a finales de febrero! Me lo merezco, mejor dicho mi pareja y yo lo merecemos!!

No me olvido de vosotros, prometo escribir más y contaros como me va la vida, también recuerdo que tengo pendientes las entradas de agradecimiento. Lo sé, lo haré pronto.

Un abrazo.

Esto aún no ha terminado…

Después del macro subidón inicial toca que una ponga los pies en el suelo y se acuerde de que a pesar de estar limpia, tengo que comerme las 5 quimios que me quedan… Si, es una mierda. Pero tiene su explicación (o al menos en eso me dicen), el tema es que el PET es un 99% fiable y solo hace falta que se me quede por ahí turulando una célula cancerígena con ganas de reproducirse y triunfo como la coca cola, entonces no tengo otra opción que seguir con las quimios.

Me da una pereza amigos, que te cagas, pero bueno, no tengo otra. Algunos me dicen, bueno ahora ya vas con otra mentalidad y ya es diferente y tal, pero la verdad es que las quimios cada vez pesan más, y aunque esté limpia, y eso me haga hiper feliz, el sufrimiento de las putas quimios que me quedan no me lo quita nadie, así que nada, no penséis que ya he terminado con esto, porque no es así…

Es como si supiera que he aprobado la asignatura más chunga con sobresaliente, pero aún así tuviera que ir a todas las clases y hacer 5 exámenes…

Bufff, qué pocas ganas tengo de quimios amigos!

Ya os iré contando!

Ya tengo los resultados del PET

Sabéis que muchas veces voy de lista verdad? Pues por pasarme de lista me pasan estas cosas, total que me fui al PAC a buscar los resultados, me los llevé a casa dentro de su sobre cerrado, me senté en el sofá, mi madre estaba de pie, mi pareja con el móvil en la mano para grabar el momento, el ansiado momento, resulta que no entendí absolutamente nada de lo que decía. Si, se me quedó una cara de gilipollas, y mi madre mirándome en plan, te lo dije!

Menos mal que pude encontrar a la secretaría de mi hematólogo, comentarle lo que me había pasado y me dio hora para esa misma tarde.

Mi pareja y mi madre me acompañaban, estábamos los 3 en el despacho de mi médico, y sabéis lo que me dijo?

– QUE NO ESPERABA MENOS DE MI Y QUE ESTOY LIMPIA COMO EL CULO DE UN BEBE RECIÉN CAMBIADITO!

Buahhh, que macro subidón!

Ya ves me puse a llorar ahí en la consulta, salí del hospital llorando como si se me hubiera muerto alguien pero me daba igual. Qué felicidad! Qué alegría! Qué satisfecha! Qué contenta! Que bienestar! Qué llorera joder! Qué afortunada soy! Que he superado un cáncer, no me lo creo! Estoy en trance aún! Ahora mismo todo el sufrimiento me parece tan absurdo, tan banal, tan necesario. Qué bueno tío!

Si, soy Mery y he superado un cáncer! Es lo mejor que he hecho en mi vida, si, superar un puto cáncer! Y ahora la vida me pondrá más trabas y yo me dedicaré a superarlas! Si, joder que grande soy! Puede sonar algo egocéntrico o quizás déspota, pero que grande me siento, en serio , ahora puedo con todo. Qué plenitud! No sé lo que se siente al parir, pero creo que estoy en un estado parecido!

Es como un cúmulo de chispitas que siento en mi interior, que me hacen sentir viva, que me hacen percibir gotitas de la felicidad más absoluta, es que ni me tengo en pie del éxtasis! Joder, no puedo parar de pensar que en 4 meses me he merendado un cáncer en estado avanzado! (rima y todo).

Espero que esto os ayude a muchos de vosotros a ver que la vida a veces, puede ser maravillosa, y hace 4 meses me sentía una puta desgraciada, y ahora soy feliz con todas las letras, espero que mi historia os haga reflexionar y ver que no hay problema que no se pueda superar, o que no se pueda llevar mejor, o que no se pueda arreglar. Espero amigos que os de fuerzas y ganas de luchar, y de seguir adelante.

Estoy a media hora de que me den los resultados del PET!!!!

Buahhh amigos, qué nervios!

Estoy a media hora de saber como me han ido estas 6 quimios, de saber si mi amigo el linfoma se ha ido, estoy a media hora de armarme de valor y seguir adelante con lo que sea, puede incluso que esté a media hora de la felicidad infinita o de la fatalidad absoluta. Estoy a media hora de irme a las quimios vestida de sevillana, o estoy a media hora de cagarme aún más en todo lo que se mueve.

JODER QUE NERVIOS! Mi madre está en casa haciendo que  lee el periódico, ella está igual de nerviosa que yo, mi pareja ahora sale del trabajo y vamos los tres a buscarlos resultados.

Me acaba de llamar mi super doctora de cabecera para decirme que ya tenía los resultados, yo ya hablé con ella y le comenté que no quería verle la cara, ya que ella ya lo sabe y yo no! Así que me lo dejará en recepción , estoy a media hora de ir a buscarlos. Y tal y como hace el gran Albert Espinosa, yo llegaré a casa me sentaré en el sofá y esperaré unos 20 minutos (sinceramente no sé si seré capaz), abriré el sobre y lo leeré en voz baja, mi madre y mi pareja estarán ahí, espectantes y yo estaré a escasos segundos de la gloria o de la derrota absoluta.

Hay que tener en cuenta que ayer me enchufaron la 7ª quimio, y que estoy en un estado catatónico total, pero quiero ir a buscarlos, es mi cáncer, mi linfoma, mi enfermedad, mi lucha.

Gracias amigos.

Llegó el día del PET

Si amigos, llegó el día de la prueba más esperada. La prueba para ver si todo el sufrimiento ha merecido la pena, la prueba que me hará feliz o me hundirá más en la mierda.

La prueba por la que he tenido que mover cielo y tierra, ha llegado el día.

Me levanté prontísimo, dormí fatal, estuve toda la semana anterior con ansiedad y nerviosa. Mi fiel acompañante, mi madre, vino conmigo, entramos en el hospital, llegamos a medicina nuclear y señores parecía aquello una convención de la ONU, no cabía ni un puto alfiler!

Me llamaron en seguida a mi y a otras dos señoras, una tenía una pinta de cancerosa la pobre, no se la veía bien, la otra era todo alegría, era grandota y me pareció que era feliz, me sonrió. Me suele pasar que en sitios de estos donde solo hay cancerosos, me sonríen, me ven joven, y me sonríen, yo, los abrazaría a todos, en serio, veo a gente cancerosa por la calle y yo iría detrás de ellos corriendo y los abrazaría. No lo hago por que me mandarían a la mierda, pero si vosotros tenéis a alguien con cáncer, abrazadlo, a  mi me reconforta.

Bueno a lo que iba, me metieron en una salita con las paredes de color verde, yo pensé el color de la esperanza, lo que nunca se pierde en estos casos… Me dieron una bata de estas chungas de hospital y me sentaron en una butaca que daba calorcito! Joder que bienestar! Vino la enfermera y me dio un Valium, yo le dije que no lo quería, pero me comentó que el médico necesita que el paciente esté tranquilo para hacerle la prueba, yo si insiste, no diré que no.

Ya entre el Valium y la super butaca calentadora, estaba ahí como Dios, no conseguí dormir, pero si estaba relajadísima, imaginaos, colocón gratis, y bajo supervisión, ideal. Mientras esperaba a que la cosa esta que me inyectan fluyera por todo mi cuerpo me dediqué a escuchar las conversaciones que tenían la enfermera, con el técnico de rayos y el médico, todo muy normal, hasta que se oyó la puerta abierta y ellos flipaban hablando de la metástasis que tenía la señora grandota, si, la señora feliz, me supo fatal, pobre mujer, pienso en ella estos días.

Tocó mi turno y nada en la mesa de TAC para arriba y para abajo, todo muy bien, me trataron muy bien. Me fui a casa muy contenta.

Me dijeron que los resultados una semanita, así que nada, nervios y más nervios.

Joder que vomitona estoy!

Pues si amigos, esto de tener cáncer es un “chollo”, una se acostumbra hasta a vomitar, creo que hasta intentaré mejorar mi técnica, jejeje…

Resulta que como os comentaba en otra entrada, el cuerpo es más listo que el hambre, y en mi caso se acuerda hasta de los olores, me pregunto como es posible recordar un olor, pues si, yo recuerdo olores, y no los olores que más me gustan, como el de la tierra mojada en verano, o el de la piel de los bebés, o el olor de una buena gambita a la plancha. Mi cuerpo se acuerda de los olores de la quimio, si, ese olor a químico mezclado con pegamento y con plástico. Si, me acuerdo de ese olor, y en mis días de quimio me da por vomitar, al principio no solía vomitar, pero ahora vomito mucho. Mientras me enchufan vomito un par de veces, pero luego me quedo como Dios, el tema es que luego cuando estoy en casa mi listÍsimo cerebro me hace recordar ese olor asqueroso y vuelvo a vomitar, una y otra vez, si es un asco. Pero es algo raro, por que no tengo náuseas, es decir no tengo ganas de vomitar todo el rato, sino que de repente me viene el olor a la mente, y ale, fiesta loca en el cubo. Y es que cuando estoy de semana quimio voy con un cubo por mi casa, un cubo azul que cuando acabe todo esto iré  a tirar a la basura.

Mi 6ª quimio se caracteriza por los vómitos, vomito y duermo como un oso polar, eso sí, como cómo una lima, amigos cancerosos no dejéis de comer, a mi me da vida, intentad forzar un pelín en ese tema y comed, lo que os de la real gana, pero comed.

Habéis visto que ya me he comido la 6ª quimio? Sabéis lo que eso significa?

Que ya empieza mi cuenta atrás! Cada vez menos!

UEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!

Y si no hubiera tenido cáncer…?

Hoy miraba un capítulo de la serie Pulseras Rojas, en el cual el protagonista tiene la oportunidad de soñar como sería su vida si no hubiera estado enfermo. Me ha dado mucho en lo que pensar, y aunque apenas hace 3,5 meses que convivo con la enfermedad, mi vida no ha hecho más que cambiar.

No solo mi vida sino todo, empezando por mi manera de sentir, ahora soy una persona sensible, muy emocional, muy pasional, ahora disfruto de todo lo que hago cuando estoy “bien”, ahora vibro con un buen libro, ahora los problemas que antes me perturbaban, me parecen tonterías, ahora no quiero a gente negativa a mi lado, ahora me emociono al sonreír, ahora sé qué es lo que quiero para mi, ahora sé todo lo que me quieren los míos, ahora me deleito con la comida, ahora me divierto de otra forma, ahora me río a carcajada limpia, ahora, y aunque esté enferma y me cague en todo, todo es mejor.

Parece mentira que te tenga que pasar algo así para darte cuenta de que la vida está para vivirla, y no para sufrirla, para darte cuenta de que tienes que disfrutar y vivir, e intentar ser feliz, y sobretodo, por encima de todas las cosas, darte cuenta de que estás vivo y eso basta, basta para poder construir tu propia felicidad.

Pienso en como hubiera sido mi verano, y para ser sincera hubiera sido igual que todos los demás, hubiera hecho algún viaje, algún festival, hubiera celebrado que ya no voy a hacer ni un examen más, hubiera ido alguna vez a la playa, y podría haber ido a todas las fiestas/cenas/reuniones de amigos a las que no he ido, lo bueno, es que me han echado de menos!

Sigo pensando que nadie debería sufrir una enfermedad así, por supuesto, preferiría ser una persona sana evidentemente, pero esto del cáncer, nos hace grandes, a todos y cada uno los que pasamos por esto, si, nos hace grandes.

La importacia de la mente de cara a las quimios….

No todas las quimios te hacen sentir igual de despojo, hay unas que sientes que te pueden coger y tirarte a la basura, y otras a las que tu misma puedes tirarte a la basura.

Hacia tiempo que no os hablaba de como me están yendo esas quimios, la tercera fue muy parecida a la 1ª y a la 2ª, mucho malestar, mucho olor que me daba asco, dolor de cuerpo, mucha sed, mareos, debilidad, el brazo que se me duerme y esas cosas. También confirmamos la existencia de lo que yo llamo “dark thursday” jueves negro, y es que ya ha quedado demostrado que los jueves de quimio son mis peores días, sin duda alguna. Que horror de jueves. Bueno a lo que iba, que me voy por las ramas.

Tengo las quimios los martes, pues el domingo anterior, falleció el padre de una amiga, un hombre al que conozco desde que tengo uso de razón, un hombre entregado a su familia al 100%, un hombre vital, risueño, amable, un hombre que en cuanto se enteró de lo de mi enfermedad no dudó en llamarme para darme ánimos. Un hombre que era lo más importante que mi amiga tenía en la vida. Un hombre que se fue repentinamente sin que nadie lo esperara. Teniendo en cuenta que en mi grupo de amigas no superamos los 30 años, el echo de que fallezca el padre de alguna de nosotras es un palo enorme, y más si empatizamos con el dolor que la que ha sufrido tal pérdida. Pues yo me fui con el disgusto en el cuerpo, con la pena acumulada de dos días de no parar de llorar, me fui a la 4ª quimio que ya era un despojo antes de que me empezaran a inyectar el veneno, imaginaos de que forma hicieron mella en mi los efectos secundarios.Se lo pasaron pipa, lo peor que me ha pasado en mi vida fue aquella quimio, que manera de castigar al cuerpo, los efectos secundarios me suelen durar unos 4 días, los de esta quimio me duraron 8. Fue terrible. Y todo fue porque no fui mentalmente preparada.

De ahí mi reflexión anterior de la importancia de la mentalidad en las quimios, hay que ir preparado mentalmente, hay que ir sereno, positivo, tranquilo. Personalmente ya empiezo el lunes por la noche a auto motivarme, en plan vamos Mery que tu puedes, venga fuerza , no te vengas abajo, demuéstrale al cáncer lo que contigo no puede hacer, vamos que eres la mejor, vamos Mery saca a tus dos cojones a pasear, vamos Mery, valiente Mery, me imagino a mi misma vestida para matar atravesando los pasillos de la clínica, mientras me auto motivo las lágrimas me recorren la cara, pero yo sigo, sigo y sigo luchando, intentado derrotar al miedo que cada noche antes de la quimio me recorre el cuerpo entero. VAMOS MERY!

Mientras estoy ahí tumbada y el veneno intenta hacer de las suyas dentro de mi, hago una cosa que vi en la serie Pulseras Rojas, juego a cerrar los ojos e imaginarme donde me gustaría estar en ese momento, siempre es en alguna playa debajo de cocotero leyendo un buen libro mientras que mi Thomas bucea todo contento, también me imagino en algún festival internacional, cerveceando mezclándome con el público dando saltos, me imagino una tarde de “xerradeta” con mis amigas, me imagino estar de crucero por las Islas Griegas con mi madre y mi hermana… Se me pasa mucho más rápido el tiempo, y también estoy serena y tranquila. Así que amigos,tengáis cáncer o acompañéis a alguien con cáncer en su duro camino, prohibido disgustar a la persona cancerosa los días previos a la quimio, hay que hacer que se sienta positivo, sereno, hay que conseguir que haga de tripas corazón y luche!