7.000 visitas!

Hola amigos!

Este será un post happy, muy happy!

Estoy super contenta de haber abierto este blog, es una de las mejores cosas que he hecho desde que me enteré de que tengo cáncer. Me flipa ver que os gusta, que os hace llorar, reír, vibrar, reflexionar… Me encanta que me escribáis comentarios y más me gusta ver que no solo me sirve a mi, me emociona ver que hay gente que me lee a la cual le sirve de ayuda leer mis reflexiones, es algo muy gratificante, muy estimulante, es algo increíble.

Muchas gracias amigos, por leerme, escribirme y hacerme participe de vuestros pensamientos, así como yo os hago a vosotros participe de los míos!

Muchas gracias a todos los que me escribís comentarios, muchas más gracias a los que os animáis incluso a mandarme emails, muchas gracias!

No tengo palabras, vosotros amigos lectores me hacéis grande!

Buah! Me abruma ver que mis escritos se han leído 7.000 veces!

GRACIAS! GRACIAS Y 7.000 GRACIAS!

Anuncios

Qué sabio es el cuerpo…!

Parece mentira lo listo que es nuestro cuerpo… Después de mi desgarradora 4ª quimio, el cabronazo de mi cuerpo no me dejó de dar por culo. Resulta que para él (mi cuerpo), fue tan traumática esa 4ª quimio, que me tuvo toda la semana de no quimio con ansiedad, y auténtico pavor. Era escuchar la dichosa palabra y me quedaba en shock, casi sin poder respirar, me entraban ganas de llorar solo de pensar que tenía que volver, solo de pensar que me volverían a meter la aguja esa de mierda de casi 5 cm de largo en el port-a-cath, el puto olor ese a químico, o a tirita o a no se qué, el olor a pegamento del esparadrapo que me pone enferma, el baño, el olor de los productos de limpieza que utilizan para limpiar el baño… Buff! qué mal lo pasé.

Por eso digo que sabio es el cuerpo que aunque yo me esforzaba para quitarle hierro al asunto, él seguía en sus trece y no había manera de calmarlo, que duro amigos. Yo intentaba no pensar en ello, y en cuanto lo pensaba, decirme a mi misma que todo iría bien y que tuviera fuerza, y paciencia, pero mi cuerpo se empeñó en hacer otra cosa, y mi cerebro solo me mandaba mensajes de miedo, y horror. Y así de esa guisa me fui a la 5ª quimio, y cual fue mi agradable sorpresa que mientras pasaban los días me daba cuenta de que jamás volvería a tener una quimio como la 4ª, es más la 5ª fue una de las mejores, dentro de lo que cabe amigos, una quimio SIEMPRE ES UNA QUIMIO, y eso no me lo quita nadie!

AEAL – AECC

Nunca me había parado a pensar en el papel que desempeñan las asociaciones de enfermedades o de pacientes. Es un papel muy importante y necesario.

Nunca me había fijado en los voluntarios que están por la calle recaudando dinero, nunca les dí nada, los he visto un montón de veces, y he pasado de largo. Lo sé, menudo FAIL.

Ahora que sé lo que es tener cáncer y lo reconfortante que es para mi poder hablar con personas que pasan o han pasado por lo mismo que yo, ahora que sé lo significativo que es tener un sitio al que puedes ir, en el que te puedes informar, en el que te ofrecen apoyo psicológico, no solo al paciente también a la familia, en el que te puedes reunir, un sitio en el que hacen talleres, un sitio en el que hacen todo lo que pueden para ayudarte, es tan decisivo y tan bueno lo que hacen, solo tengo buenas palabras para ellos, solo alabanzas. Gracias.

Como podéis imaginar ahora soy socia, de AEAL (Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia), y de la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), y cuando esté recuperada seré voluntaria. Creo que nada me llenará más que poder ayudar aunque sea un poquito, aportar mi granito de arena, por pequeño que sea.

Por esto desde aquí me gustaría hacer un llamamiento, si, un llamamiento. Si alguna vez os encontráis algún puesto de recaudación, no paséis de largo, pensad en mi, y en los familiares/amigos que tenéis que han pasado por un cáncer.Si alguna vez queréis hacer algo bueno, apuntaos, sed voluntarios, si alguna vez podéis ir a algún acto benéfico, id.

AEAL, no tiene voluntarios en las Islas Baleares, yo en cuanto me recupere seré la primera, pero no puedo hacerlo sola! Así que amigos, si os animáis, hago otro llamamiento, alguien querrá ser voluntario conmigo?

 

 

Hay veces…

Hay veces en las que una simplemente se cansa, se cansa de estar todo el puto día tirada en el sofá, una se cansa de ir descubriendo dolores que ni siquiera pensé que existieran, si, una se cansa de querer hacer cosas y no poder, una se cansa de la mierda esta de tener cáncer. Me canso de sentirme mal por comerme una loncha de queso, me canso de tener escalofríos, me canso de beber agua, me canso de estar en mi casa, me canso de no encontrarme bien, me canso de dormir, me canso de no hablar, me canso de ver pelis, me canso de sufrir, me canso de darme pena a mi misma, me canso de luchar…

Hay veces en las que lo mandaría todo a tomar por culo y me iría corriendo en pelotas hasta que no pudiera más, chillaría hasta quedarme sin voz, pegaría hasta romperme los huesos de las manos… Y es que en mi caso hacerme la sueca no sirve, ojalá este problema fuera como cualquier otro y con no pensarlo se arreglara, ojalá con el tiempo todo sanara, ojalá pudiera superar esto con tan solo llorar, o reflexionar, ojalá no tuviera que sufrir para vencer al cáncer. Que duro es.

Hay veces en las que pienso que hay compañeros de batalla que mueren, que luchan, que sufren la puta quimio, que pasan por lo que yo estoy pasando y al final mueren, menuda mierda, pasar los últimos instantes de tu vida sufriendo por sobrevivir. Que duro es.

Hay veces en las que pienso en los niños que pasan por esto y se me encoge el corazón, el alma se me vuelve pequeña. Que duro es.

Hay veces en las que también me cago en todo y aunque sé que no debería, me sigo preguntando por qué, por qué a mi?

Hay veces en las que pienso en mi familia y en mi pareja y me pongo a llorar, no quiero que nadie sufra por que ya sufro yo lo suficiente.

Hay veces en las que tengo malos días, y hace poco tuve uno de estos malos días, y seguiré teniéndolos, y seguiré sufriendo.

Que duro es.

La importacia de la mente de cara a las quimios….

No todas las quimios te hacen sentir igual de despojo, hay unas que sientes que te pueden coger y tirarte a la basura, y otras a las que tu misma puedes tirarte a la basura.

Hacia tiempo que no os hablaba de como me están yendo esas quimios, la tercera fue muy parecida a la 1ª y a la 2ª, mucho malestar, mucho olor que me daba asco, dolor de cuerpo, mucha sed, mareos, debilidad, el brazo que se me duerme y esas cosas. También confirmamos la existencia de lo que yo llamo “dark thursday” jueves negro, y es que ya ha quedado demostrado que los jueves de quimio son mis peores días, sin duda alguna. Que horror de jueves. Bueno a lo que iba, que me voy por las ramas.

Tengo las quimios los martes, pues el domingo anterior, falleció el padre de una amiga, un hombre al que conozco desde que tengo uso de razón, un hombre entregado a su familia al 100%, un hombre vital, risueño, amable, un hombre que en cuanto se enteró de lo de mi enfermedad no dudó en llamarme para darme ánimos. Un hombre que era lo más importante que mi amiga tenía en la vida. Un hombre que se fue repentinamente sin que nadie lo esperara. Teniendo en cuenta que en mi grupo de amigas no superamos los 30 años, el echo de que fallezca el padre de alguna de nosotras es un palo enorme, y más si empatizamos con el dolor que la que ha sufrido tal pérdida. Pues yo me fui con el disgusto en el cuerpo, con la pena acumulada de dos días de no parar de llorar, me fui a la 4ª quimio que ya era un despojo antes de que me empezaran a inyectar el veneno, imaginaos de que forma hicieron mella en mi los efectos secundarios.Se lo pasaron pipa, lo peor que me ha pasado en mi vida fue aquella quimio, que manera de castigar al cuerpo, los efectos secundarios me suelen durar unos 4 días, los de esta quimio me duraron 8. Fue terrible. Y todo fue porque no fui mentalmente preparada.

De ahí mi reflexión anterior de la importancia de la mentalidad en las quimios, hay que ir preparado mentalmente, hay que ir sereno, positivo, tranquilo. Personalmente ya empiezo el lunes por la noche a auto motivarme, en plan vamos Mery que tu puedes, venga fuerza , no te vengas abajo, demuéstrale al cáncer lo que contigo no puede hacer, vamos que eres la mejor, vamos Mery saca a tus dos cojones a pasear, vamos Mery, valiente Mery, me imagino a mi misma vestida para matar atravesando los pasillos de la clínica, mientras me auto motivo las lágrimas me recorren la cara, pero yo sigo, sigo y sigo luchando, intentado derrotar al miedo que cada noche antes de la quimio me recorre el cuerpo entero. VAMOS MERY!

Mientras estoy ahí tumbada y el veneno intenta hacer de las suyas dentro de mi, hago una cosa que vi en la serie Pulseras Rojas, juego a cerrar los ojos e imaginarme donde me gustaría estar en ese momento, siempre es en alguna playa debajo de cocotero leyendo un buen libro mientras que mi Thomas bucea todo contento, también me imagino en algún festival internacional, cerveceando mezclándome con el público dando saltos, me imagino una tarde de “xerradeta” con mis amigas, me imagino estar de crucero por las Islas Griegas con mi madre y mi hermana… Se me pasa mucho más rápido el tiempo, y también estoy serena y tranquila. Así que amigos,tengáis cáncer o acompañéis a alguien con cáncer en su duro camino, prohibido disgustar a la persona cancerosa los días previos a la quimio, hay que hacer que se sienta positivo, sereno, hay que conseguir que haga de tripas corazón y luche!

Lo inevitable…

Hay unas cuantas cosas que cuando se tiene cáncer no se pueden evitar… Es más si se pudieran evitar el cáncer sería como una gripe lo que algo más duradera.

Nosotros los cancerosos, no podemos evitar sufrir para curarnos, es la principal putada del cáncer, el sufrimiento que conlleva la quimio. No podemos evitar sentir nauseas, ni sentirnos cansados, ni la debilidad, ni por supuesto no podemos evitar que se nos caiga el pelo. Hay algunos que tienen suerte y no se les cae, a mi se me empezó a caer a partir de la segunda quimio, un día me levanté y tenía toda la almohada llena, más delante no solo era la almohada, sino la toalla después de la ducha, el sofá, la ropa, el pelo se me pegaba en el cuerpo del sudor, el pelo se hacía una bola en el suelo y pasaba por delante de mi como una bola del desierto, sabéis lo que os digo estas que son como de paja, o no sé de que, que en las pelis pasan rodando… Pues mi pelo pasaba igual por delante de mi… Llegó a un punto que me molestaba, que era ya asqueroso el tema con el pelo, así que ni corta ni perezosa, decidí raparme.

Las razones eran obvias, fuera agobio con el pelo, fuera morirme de calor, fuera historias cada vez que me peinaba, fuera bolas del desierto, fuera despertarme con 40 pelos en la boca, fuera ver que cada vez tenía menos.

He leído en algún artículo que el tema del pelo es uno de los más delicados para las mujeres que sufrimos cáncer, y es verdad, no es suficiente tener cáncer como que para encima tu autoestima quede a la altura del betún, no me veo guapa con el pelo rapado, pero bueno hago lo que puedo!

Se me ocurrió que estaría bien hacer un vídeo mientras me rapaba,no sé si a alguien le servirá el algo, pero pienso que para quitarle hierro al asunto a mi me sirvió de mucho. Aquí lo tenéis.

Os gusta como me queda?

Valiente!

“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien a pesar de tenerlo se enfrenta a él.”

Me encanta esta palabra, valiente!!! De hecho es una de las palabras que más gusta oír, y que más me digo a mi misma últimamente. Soy valiente, pero estoy cagada de miedo.

Qué malo es el miedo, que austero, que rígido, que áspero. Que sensación tan angustiosa la de tener miedo. Llevo 3 meses teniendo miedo, y llevo 3 meses enfrentándome a él. Y cada vez tengo más miedo, más preguntas sin respuesta, y cada vez lucho más, y cada día soy más valiente, y cada quimio me estremece más y cada llanto me hace más sensible, pero cada trance soy más valiente. Porque peleo más, porque me quiero más, porque me disputo la vida con el cáncer.  Porque el miedo recorre mis venas punzando mi piel, y aún así yo lucho, yo me enfrento a él, yo le chillo, yo le pego, yo le lloro, yo hago lo que puedo y lo mejor que sé en cada momento. Muchas veces me pregunto si lo estaré haciendo bien, si podría hacer algo para que todo esto no fuera tan duro, me pregunto que habré hecho mal para tener cáncer, o que no habré hecho, me pregunto si a lo largo de mi vida volveré a tener cáncer otra vez, me pregunto como será el después, me pregunto si volveré a ser la misma Mery de siempre, me pregunto tantas cosas y no tengo respuestas para ninguna de estas cuestiones, solo sé que soy valiente, y cada día lo soy más.

Y vosotros sois valientes?