Gracias Mamá!

Os prometí que algún día os hablaría de mi madre.

No solo me parió, no solo me ha enseñado todo lo que sabe, no solo lo ha dado todo por mi, no solo ha luchado contra viento y marea , no solo es mi mejor amiga, no solo ha aguantado mi dura adolescencia, no solo soy  como soy gracias a ella, sino que  ella es mi madre. Ella me ha educado, ella me inculcado la bondad y el buen hacer en la vida.

Sabéis lo gratificante que es saber que pase lo que pase, hagas lo que hagas, siempre tendrás a alguien que no te va a juzgar, que simplemente estará ahí, alguien que te querrá, alguien con quien hablar en cualquier momento, alguien que te conoce como si fueras tu mismo y a pesar de ello te quiere? Alguien que lo sabe todo de ti, si, TODO.

Tan pequeña, pero tan grande, que ha luchado con uñas y dientes toda su vida, a la que no puedo dejar de admirar, a la que se lo debo todo, esa persona que siempre tiene una sonrisa en la cara, que siempre está ahí para hacerte un favor, que disfruta viviendo a mi casa los domingos. Mi confidente, mi amiga, mi familia, mi tesoro, mi alma gemela, mi sueño, mi vida.

No hay palabras para expresar lo que siento por ella, amor, ternura, complicidad, gratitud, sobretodo gratitud. Ni todo el dinero del mundo podría cambiarse para acercarse un mínimo a lo agradecida que le estaré siempre.Sé que no ha sido fácil para ella toda esta mierda del cáncer, en absoluto. Pero ella traspasaba el umbral de la puerta de mi casa o de mi habitación en el hospital y aunque por dentro se estuviera cagando en todo, y aunque no tuviera ganas de nada, me miraba a la cara y me sonreía, se hacía la feliz delante de mi, se esforzaba por hacerme ver que la vida es maravillosa aunque la suya en este último año haya sido una auténtica pesadilla.

Ella, la única persona capaz de aliviarme el dolor solo con tocarme, ella me enseñó a sufrir, me enseñó como llevar mejor esto del dolor, ella me miraba y yo me sentía aliviada. Ella me acompañaba y yo me sentía más fuerte. Ella me hablaba y yo me sentía más serena.

Ella me ha acompañado a todas y cada una de las quimios, visitas médicas, pruebas, a todas. Siempre ahí, siempre!  Joder que suerte tengo y he tenido de tenerla como madre! Jamás ha superado las espectativas que he tenido con ella, sino que nunca he esperado menos de ella. Gracias a ella a su compañía, a su saber estar esto de pasar por un cáncer ha sido un poco más fácil. Gracias a ella he hecho de tripas corazón cuando me quería morir (literal), y me he levantado y he seguido luchando. Esta victoria no es solo mía, también es suya.

Tenaz, luchadora, trabajadora, sufridora, cariñosa, reflexiva, despistada, inagotable, persistente, tierna, dulce, entrañable, simpática, divertida, alocada… Así es mi madre, la persona más importante que tengo en mi vida, y a la que cuando sea “mayor” me gustaría parecerme aunque fuera un poquito.

Gràcies per tot mamà, t’estim molt, mes que tu a jo! 😉

Sabéis qué?

Aún me encuentro en estado de shock, aún no me lo creo, aún no sé que hacer con mi body, aún lloro solo de pensarlo.

Resulta que anteayer tuve cita con mi hematólogo para hacer el típico seguimiento de las quimios y tal, yo iba con la mentalidad de rogarle que me quitara el último ciclo, es decir las últimas dos quimios, ya que durante el ingreso lo pasé verdaderamente mal, y después no había conseguido reponerme.

Solo me senté y le dije que no podía más con mi vida, él me dijo que esperara un momento que tenía que mirar a conciencia mi historial… Y sabéis qué???

Me dijo que me quitaba todas las quimios que me quedaban, TODAS!!!!!

Me explicó que en este momento tengo un 97% de posibilidades de estar curada, y que con las 4 quimios que me quedaban llegaría al 99%, y amigos yo por un 2% no voy a delirar 40 días. No solo por el dolor, sino por el veneno, la puta quimio es veneno, te mata por dentro.

Sabéis lo que eso significa??? Que ya se acabó! Que ya no tengo que sufrir más! Que ya he ganado la guerra contra el cáncer! Si joder! HE GANADO! He luchado con uñas y dientes y he ganado!

No me lo podía creer, le dije eso significa que mañana no tengo quimio? Contestó que no, buahhhh, otra vez me puse a llorar como si no hubiera mañana! Mi madre a mi lado también, en 30 segundos tuve que pasar de mentalidad quimio a mentalidad soy libre como un colibrí!

Lo pienso y solo puedo llorar y pensar en que todo lo que he pasado me ha servido de algo, de que el sufrimiento y el dolor no han sido en vano, de que mentalmente ahora soy mucho más fuerte, ahora me dedico a superar cánceres, me siento súper poderosa, ahora tengo el futuro en mis manos, ahora solo depende de mi, ahora nada, NADA, va a poder conmigo, ahora soy más madura, ahora me preocuparé solo por lo importante, ahora diré que no a lo que no me de la gana, ahora sé lo que quiero para mi vida, ahora solo quiero una cosa, VIVIR.

Ahora solo tengo que recuperarme, y no tengo ni idea de como voy a hacerlo pero lo haré.

Tenéis alguna sugerencia?

La importacia de la mente de cara a las quimios….

No todas las quimios te hacen sentir igual de despojo, hay unas que sientes que te pueden coger y tirarte a la basura, y otras a las que tu misma puedes tirarte a la basura.

Hacia tiempo que no os hablaba de como me están yendo esas quimios, la tercera fue muy parecida a la 1ª y a la 2ª, mucho malestar, mucho olor que me daba asco, dolor de cuerpo, mucha sed, mareos, debilidad, el brazo que se me duerme y esas cosas. También confirmamos la existencia de lo que yo llamo “dark thursday” jueves negro, y es que ya ha quedado demostrado que los jueves de quimio son mis peores días, sin duda alguna. Que horror de jueves. Bueno a lo que iba, que me voy por las ramas.

Tengo las quimios los martes, pues el domingo anterior, falleció el padre de una amiga, un hombre al que conozco desde que tengo uso de razón, un hombre entregado a su familia al 100%, un hombre vital, risueño, amable, un hombre que en cuanto se enteró de lo de mi enfermedad no dudó en llamarme para darme ánimos. Un hombre que era lo más importante que mi amiga tenía en la vida. Un hombre que se fue repentinamente sin que nadie lo esperara. Teniendo en cuenta que en mi grupo de amigas no superamos los 30 años, el echo de que fallezca el padre de alguna de nosotras es un palo enorme, y más si empatizamos con el dolor que la que ha sufrido tal pérdida. Pues yo me fui con el disgusto en el cuerpo, con la pena acumulada de dos días de no parar de llorar, me fui a la 4ª quimio que ya era un despojo antes de que me empezaran a inyectar el veneno, imaginaos de que forma hicieron mella en mi los efectos secundarios.Se lo pasaron pipa, lo peor que me ha pasado en mi vida fue aquella quimio, que manera de castigar al cuerpo, los efectos secundarios me suelen durar unos 4 días, los de esta quimio me duraron 8. Fue terrible. Y todo fue porque no fui mentalmente preparada.

De ahí mi reflexión anterior de la importancia de la mentalidad en las quimios, hay que ir preparado mentalmente, hay que ir sereno, positivo, tranquilo. Personalmente ya empiezo el lunes por la noche a auto motivarme, en plan vamos Mery que tu puedes, venga fuerza , no te vengas abajo, demuéstrale al cáncer lo que contigo no puede hacer, vamos que eres la mejor, vamos Mery saca a tus dos cojones a pasear, vamos Mery, valiente Mery, me imagino a mi misma vestida para matar atravesando los pasillos de la clínica, mientras me auto motivo las lágrimas me recorren la cara, pero yo sigo, sigo y sigo luchando, intentado derrotar al miedo que cada noche antes de la quimio me recorre el cuerpo entero. VAMOS MERY!

Mientras estoy ahí tumbada y el veneno intenta hacer de las suyas dentro de mi, hago una cosa que vi en la serie Pulseras Rojas, juego a cerrar los ojos e imaginarme donde me gustaría estar en ese momento, siempre es en alguna playa debajo de cocotero leyendo un buen libro mientras que mi Thomas bucea todo contento, también me imagino en algún festival internacional, cerveceando mezclándome con el público dando saltos, me imagino una tarde de “xerradeta” con mis amigas, me imagino estar de crucero por las Islas Griegas con mi madre y mi hermana… Se me pasa mucho más rápido el tiempo, y también estoy serena y tranquila. Así que amigos,tengáis cáncer o acompañéis a alguien con cáncer en su duro camino, prohibido disgustar a la persona cancerosa los días previos a la quimio, hay que hacer que se sienta positivo, sereno, hay que conseguir que haga de tripas corazón y luche!

Lo inevitable…

Hay unas cuantas cosas que cuando se tiene cáncer no se pueden evitar… Es más si se pudieran evitar el cáncer sería como una gripe lo que algo más duradera.

Nosotros los cancerosos, no podemos evitar sufrir para curarnos, es la principal putada del cáncer, el sufrimiento que conlleva la quimio. No podemos evitar sentir nauseas, ni sentirnos cansados, ni la debilidad, ni por supuesto no podemos evitar que se nos caiga el pelo. Hay algunos que tienen suerte y no se les cae, a mi se me empezó a caer a partir de la segunda quimio, un día me levanté y tenía toda la almohada llena, más delante no solo era la almohada, sino la toalla después de la ducha, el sofá, la ropa, el pelo se me pegaba en el cuerpo del sudor, el pelo se hacía una bola en el suelo y pasaba por delante de mi como una bola del desierto, sabéis lo que os digo estas que son como de paja, o no sé de que, que en las pelis pasan rodando… Pues mi pelo pasaba igual por delante de mi… Llegó a un punto que me molestaba, que era ya asqueroso el tema con el pelo, así que ni corta ni perezosa, decidí raparme.

Las razones eran obvias, fuera agobio con el pelo, fuera morirme de calor, fuera historias cada vez que me peinaba, fuera bolas del desierto, fuera despertarme con 40 pelos en la boca, fuera ver que cada vez tenía menos.

He leído en algún artículo que el tema del pelo es uno de los más delicados para las mujeres que sufrimos cáncer, y es verdad, no es suficiente tener cáncer como que para encima tu autoestima quede a la altura del betún, no me veo guapa con el pelo rapado, pero bueno hago lo que puedo!

Se me ocurrió que estaría bien hacer un vídeo mientras me rapaba,no sé si a alguien le servirá el algo, pero pienso que para quitarle hierro al asunto a mi me sirvió de mucho. Aquí lo tenéis.

Os gusta como me queda?

Valiente!

“No es valiente quien no tiene miedo, sino quien a pesar de tenerlo se enfrenta a él.”

Me encanta esta palabra, valiente!!! De hecho es una de las palabras que más gusta oír, y que más me digo a mi misma últimamente. Soy valiente, pero estoy cagada de miedo.

Qué malo es el miedo, que austero, que rígido, que áspero. Que sensación tan angustiosa la de tener miedo. Llevo 3 meses teniendo miedo, y llevo 3 meses enfrentándome a él. Y cada vez tengo más miedo, más preguntas sin respuesta, y cada vez lucho más, y cada día soy más valiente, y cada quimio me estremece más y cada llanto me hace más sensible, pero cada trance soy más valiente. Porque peleo más, porque me quiero más, porque me disputo la vida con el cáncer.  Porque el miedo recorre mis venas punzando mi piel, y aún así yo lucho, yo me enfrento a él, yo le chillo, yo le pego, yo le lloro, yo hago lo que puedo y lo mejor que sé en cada momento. Muchas veces me pregunto si lo estaré haciendo bien, si podría hacer algo para que todo esto no fuera tan duro, me pregunto que habré hecho mal para tener cáncer, o que no habré hecho, me pregunto si a lo largo de mi vida volveré a tener cáncer otra vez, me pregunto como será el después, me pregunto si volveré a ser la misma Mery de siempre, me pregunto tantas cosas y no tengo respuestas para ninguna de estas cuestiones, solo sé que soy valiente, y cada día lo soy más.

Y vosotros sois valientes?

En serio no sabes qué decir…?

Como ya os comenté en otra entrada, una de las principales ventajas de tener cáncer es que te das cuenta de quienes son tus amigos, tu gente, de quién te quiere y de quién ni es tu amigo, ni tu gente, ni te quiere… Hace ya tres meses que convivo con la enfermedad y os prometo que he tenido muchas gratas sorpresas en este sentido, también algunas decepciones.

Gente que te crees que son tus amigos, o que te aprecian, y que a la hora de la verdad no saben enviar un msj, o un whattsapp, o llamarte, o venir a verte cuando saben de sobra que estás pasando por los peores momentos de tu vida,  esa gente que pregunta por ti a los que si hacen todas esas cosas, pero que no tienen narices a preguntarte directamente… Esa gente que lee el blog a escondidas y es incapaz de mandarte un msj por cualquier tipo de vía, facebook, móvil, blog, personalmente…

Mi madre me dice que tengo que entender que hay mucha gente que ante una situación así no sabe que decir…

QUEEEEEEEEE???

En serio gente adulta y en su sano juicio no sabe preguntar Que tal estás? Cómo lo llevas? En serio esa gente no sabe mandarte un abrazo? EN SERIO? Venga hombre, yo no me creo que haya gente que no sepa hablar, o coger el teléfono y marcar un número. NO ME LO CREO. Tampoco me creo que haya gente que esta taaaan liada que también es incapaz de hacerlo. Mandar un msj son 30 segundos, lo puedes hacer mientras cagas por la mañana!

Ale ahí lo dejo!

Tenéis miedo a la muerte?

Tal y como dice el sabio, genio y no sé ni como describirlo de la admiración que le tengo a este hombre, el gran Albert Espinosa en su libro “El mundo amarillo”:

– ” Muere.Cuando sea, cuando toque. No busques la muerte pero no le tengas miedo. El cáncer hizo que muchas veces me topara con la muerte, que me la encontrara de frente. Y olvida tus miedos: perder a tu gente, perder tus cosas, perder lo que eres. En realidad no pierdes nada, absolutamente nada. Créeme, aparta el miedo, aparta el pavor y mira a la palabra muerte de tú a tú. Visualízala, tan sólo eso. “

Cuando se tiene cáncer es inevitable pensar en la muerte, la tienes tan cerca, la tienes revoloteando en tu mente, bailando delante de tus ojos…

Señores no se  me alarmen, sé perfectamente que de esta voy a salir y no la voy a palmar. Pero es tan fácil, sentarte a mirar las estrellas y que en tu cabeza rebose esta sutil palabra. Muerte. He pensado mucho en ella, sí, ya no le tengo miedo, la he mirado a la cara. Me he asomado desde el marco de la puerta, la he visto al fondo, muy lejos, y me he dado la vuelta y le he dicho: – Reina, ahora no es mi momento. Cuando lo sea vendré gustosa, y te cogeré de la manita si quieres. Según mis reflexiones he llegado a la conclusión de que la muerte no es más que el final, un final al que tarde o temprano todos llegamos, de una forma u otra, yo prefiero irme de una manera digna, sí, pienso que mi final será hasta bonito. Hay mucha gente para la cual la muerte es como un tabú, del que nunca se habla, y en el que nunca se piensa. Creo que pensar en ello te hace más fuerte, más apto. Personalmente el cáncer hace que yo tenga miedo a un montón de cosas las cuales antes me pasaba por el forro, tengo miedo a todas y cada una de las quimios, es más, oigo la palabra y se me para el alma… Tengo miedo a ir sola al súper y que me pegue un jamacuco, tengo miedo a que el cáncer no se esté mueriendo dentro de mi, tengo miedo a recaer en un par de años, tengo miedo a que los efectos secundarios que siento se me queden para siempre, tengo miedo a que mi familia se preocupe demasiado, tengo miedo a que si alguna vez tengo hijos me salga un cáncer viviente, tengo miedo a no volver a ser la de antes, tengo miedo a no saber gestionar todo esto,tengo miedo a que la gente me mire por la calle,  tengo miedo a  que toda esta situación se me vaya de las manos…pero no le tengo miedo a la muerte, menuda  paradoja verdad?

Y vosotros que opináis sobre la muerte?

Quién no llora no mama…

Os prometo que jamás había puesto este refrán en marcha hasta ahora que estoy enferma. Esto de tener cáncer y aprovecharte de ello, no está tan mal. A continuación os relataré una serie de circunstancias que me han pasado desde que estoy enferma y que gracias al hecho de tener cáncer y mala leche, han ido como yo quería o como a mi me convenía en ese momento. Puede sonar malévolo, pero son cosas que he tenido que hacer, o pollos que he tenido que montar para que no me torearan.

Me remonto al principio de mi enfermedad, cuando me tenían que poner el port-a-cath, me voy al hospi a pedir hora, a la primera planta, me hago la cola le doy a la señora que había detrás del mostrador el volante, me mira con cara de pocos amigos y me dice… – Es que el médico que hace esto se va hoy de vacaciones y no viene hasta dentro de 15 días, tendrás que esperar… De esto que se me empieza a estufar la nariz y a hinchar la vena de la frente, mi madre que ya me conoce se apartó un poco hacia atrás, miré a la señora y le dije con toda mi mala hostia, que no es poca: – Señora yo tengo cáncer! tengo  la primera quimio dentro de 10 días y como si tiene que venir el Papa a ponerme la mierda esta por que no me voy a mover de aquí hasta que me den hora para mañana o como mucho dentro de 3 días!!!! Me la quede mirando con mi cara de te odio y soy una completa hija de puta, y vaya si me fue bien el asunto, ya ves, al día siguiente tenía hora, y no con el Papa.

La segunda vez que no tuve más remedio que montar un pollo, había más espectadores, y esta vez mi madre tomó partido agarrándome del brazo mientras me decía que me pusiera tranquila, yo durante ese tiempo me limité a chillarle a la secretaría de mi médico, pobre, creo que ahora ya le caigo bien, pero al principio con el pollo que le monté me parece que no le hacía mucha gracia mi presencia por su despacho. El tema fue que me tenían que dar hora antes de mi primera quimio ya que necesitaba el papel para ir a mi seguro y que este me autorizara la quimio. Bueno pues me planto ahí, le digo a la chica que necesito hora tal día, y me dice que no puede dármela que el médico no trabaja hasta el lunes por la tarde, yo el martes tenía la quimio y un seguro de salud no te autoriza una quimio en 10 minutos. Si amigos, otra vez se me empezó a estufar la nariz, miré a la santa de la secretaria y le dije: – Mira reina yo tengo cáncer, tengo mi primera quimio y el médico me va a ver si o si así que coges y le llamas, ya!!!! Como podéis imaginar, al día siguiente tenía hora con mi médico.

El último pollo que he tenido que montar, aunque algo me dice que no será el último, fue en el centro médico de mi barrio, en el de la Seguridad Social. Otro día os contaré mi experiencia con la Seguridad Social y esa panda de la ladrones desconsiderados y faltos de moral. Pero hoy el tema va de pollos, así que voy a seguir… El asunto era que necesitaba que me dieran hora con el hematólogo de la Seguridad Social, ya que necesito que ellos me hagan una prueba que mi seguro no cubre y que cuesta la friolera de 2.000 pavos. Bueno pues voy a la señoritisima, o debería decir Saritisima, ya que esa señora tenía más años que Matusalén, le doy el volante que me había dado mi médico de cabecera, y se pone a buscar en el ordenador, os prometo que no sabía que los dinosaurios manejaban pc’s. Durante el tiempo que me hizo esperar me dio tiempo a pensar en si hay tanta gente en paro como es que esta señora seguía trabajando, en serio me tuvo como 10 minutos solo para mirar una puñetera cita. Cabe mencionar que estábamos a principios de julio, coge y me dice pues tiene hora el 27 de septiembre. Me la quedo así mirando yo y mi vena de la frente, y le suelto: Señora, el 27 de septiembre mi cáncer y yo a lo mejor nos habremos muerto!!!! Me mira y me dice aquí pone linfoma de Hodgkin, no dice nada de un cáncer. No se supone que alguien que lleva trabajando en la sanidad más de 50 años, no debería saber lo que es un linfoma de Hodgkin? Bueno que me voy por las ramas, volvamos al PAC  de mi barrio. Señora, un linfoma de hodgkin es un tipo de cáncer y yo tengo 29 años y mis células cancerígenas se extienden más rápido. Adivinad que día me dieron hora???  El 2 de agosto.

Pues eso, que quién no llora no mama, y más en situaciones como la mía. Señores cancerosos que me leéis, llorad y mamad. Los demás también.

Saludos! Que tengáis un buen fin de semana.

Hoy, me cago en todo…

Hoy,no voy a filosofar sobre lo bello que es tener cáncer, hoy tengo un mal día y me cago en todo lo que se mueve… Me la suda, no hay consuelo posible, hoy me encuentro mal, tengo náuseas, me duele la cabeza, me duele el cuerpo, tengo un gusto a sangre en la boca terrible y encima todo me da asco, hasta la colonia de mi pareja me da asco. Hoy no podré dormir si no tomo mis drogalinas, seee, Lorazepam y toda esa mierda que odio. Hoy todo me da vueltas, hoy no estoy ni para ver una peli tirada en el sofá. Hoy sudo a borbotones, me suda hasta la comisura de los labios. Hoy no tengo ganas ni de luchar ni de ser valiente.

Hoy,he vomitado, si, he sentido como todo se me revolvía y al final brotaba por mi garganta. De repente me he visto desde otro ángulo, si desde el ángulo del que mira, del que no tiene cáncer y me ve, ahí, derrotada, con la cabeza rapada, vomitando lo poco que pude comer ayer, con la meada encima del esfuerzo del vómito, con lágrimas en los ojos porque en esta situación hasta me doy pena a mi misma.

Hoy, no quiero oír a nadie diciéndome que luche, que se me pasara, que soy una valiente, hoy lo único que quiero es pasar esta puta pesadilla lo más rápido posible  y no despertar hasta que este recuperada.

Si, es duro, hoy tengo un mal día. Tengo derecho a tenerlo, no? Tú tienes un mal día porque se te ha caído un café encima, o porque tienes mucho trabajo y yo tengo un mal día porque tengo cáncer y estoy hasta el mismísimo coño. Te vale?

Si, tú, persona sana que lees esto, que sepas que ahora te tengo rabia, si, rabia. Haz el favor de disfrutar de la vida, y no sólo de la vida, hazte el puto favor de darle a la salud la importancia que requiere, si, te lo digo yo, que llevo dos meses anhelándola, envidiándola, buscándola, rozándola.

No siempre puede haber optimismo en la lucha contra el cáncer, verdad amigos?

 

 

 

Música que me motiva en estos días cancerosos…

Ya os comenté que algún día escribiría una entrada con la música que más me motiva en estos momentos. También os dije que soy melómana, es decir, me hiper mega súper flipa la música, siempre he recurrido a ella en los momentos más malos de mi vida, ella siempre ha estado ahí para hacerme sentir mejor, o peor, para hacerme bailar, vibrar, para verme llorar, para ponerme la piel de gallina, para hacerme cantar a grito pelao y quitarme los nervios de encima, en fin, la música siempre ha sido mi droga dura. En esta ocasión, no iba a ser menos, la música también está muy presente.

El primero de los vídeos que os voy a poner es de un grupo estadounidense llamado 30 Seconds To Mars, su líder, el maxi tío bueno y también actor Jared Leto, formó este grupo con su hermano Shanon y dos colegas, ahora solo son tres. El tema se llama” This is war” (esto es la guerra), es la canción que me he puesto mientras iba a todos y cada uno de los exámenes que he tenido, me lo tomaba en plan, llevo 4 meses luchando y estudiando como una jabata y ahora llega el momento de la guerra, el momento de demostrar todo lo que sé. Ahora tengo una guerra aún más difícil que librar, y este tema me da mucha energía, y muchas ganas de batallar contra el cáncer y ganar esta guerra, mi propia guerra.

El segundo de los vídeos que voy a compartir con vosotros es de otro de mis grupos fetiche, los también estadounidenses Foo Fighters, su líder, el carismático Dave Grohl era el batería de Nirvana,si, el grupo Kurt Cobain. A veces, y sin ánimo de ser mala, me alegro de que Kurt se borrara del mapa, sino hubiera sido así jamás se hubiera creado Foo Fighters. La canción de ellos que más me motiva es “The Pretender”, en castellano viene a ser el que finge, más o menos, este tema me llena de rabia, la rabia que necesito para mirar al cáncer a la cara y decirle que jamás me rendiré, que él es otro obstáculo más en mi vida, y que yo soy su enemiga, la enemiga que le hará la vida imposible, metiéndose en su cabeza y volviéndolo loco, si, eso le canto al cáncer cuando estoy de bajón.

El tercer y último vídeo que os voy a enseñar es un clásico,  no podía faltar un clásico, no?  El grupo británico Queen, si, qué grandes! Su inolvidable líder, uno de los mejores músicos de la historia, Freddie Mercury, nos dejó entre muchos otros este temazo “The show must go on”, lo que viene a ser, el show debe continuar. Es uno de estos temas que llevo escuchando desde que tengo uso de razón, y me da un subidón increíble cada vez que lo escucho. Me lo tomo como si pase lo que me pase en esta vida, el show debe continuar, si, el show de mi vida debe continuar, siempre debe continuar, dejo atrás lo que me duele, lo que me fastidia, y mi sonrisa siempre sigue ahí, acompañando al show que es mi vida.

Espero que os motiven a vosotros tanto como a mi. 😉